Uno de los artistas que más a crecido en los últimos años, prueba de ello su participación en el más reciente Super Bowl, es The Weeknd.

Ahora, el artista enfrenta una demanda de plagio por su canción “Call Out My Name”, estrenada en el 2018. Abel Makkonen Tesfaye, nombre completo del artista, y sus colaboradores Niclolas Jaar y Frank Duke en el tema que forma parte del mini álbum “My Dear Melancholy”, fueron implicados e el caso judicial presentado por los productores de Suniel Fox y Henry Strange. Lo curioso es que todos los artistas implicados pertenecen a Universa Music Group o alguna de sus empresas subsidiarias.

Actualmente, “Call Out My Name” de The Weeknd tiene más de 700 millones de reproducciones. Fox y Strange acusan que dicho tema tiene elementos de “Vibeking”, canción que ellos estrenaron el 2015. “(Ambas canciones) contienen material cuantitativa y cualitativamente similar en sus respectivas guitarras y vocales, incluidos elementos melódicos, armónicos y rítmicos distintivos de ‘Vibeking’”, se lee en el archivo de demanda de acuerdo a lo publicado por NME .

Suniel Fox y Henry Strange también aseguran que enviaron su canción por correo electrónico a Eric White, el DJ e ingeniero de reproducción de The Weeknd, quien les aseguró que a la gran estrella le habría gustado el tema, lo cual comprobaría que ‘fue plagio.

Supuestamente, Fox y Strange buscan recibir las ganancias totales de “Call Out My Name”, pues aseguran que la canción de The Weeknd es un plagio. Además quieren recibir los honorarios legales del caso e impedir que el cantante pueda interpretar y distribuir la canción hasta que se de un veredicto legal.