Una de las canciones más potentes del nuevo disco de Adele es “Oh My God”, la cual cuenta con una estruendosa melodía que solo podría ser acompañada por un video igual de impactante, en el que la británica luce espectacular y la parte visual es tan cautivadora.

Dirigido por Sam Brown, quien fue el encargado de realizar su famoso videoclip para “Rolling in the Deep”, la ganadora al Grammy se presenta como la pieza central de un escenario teatral, rodeada de bailarines y acróbatas que vuelven todo muy surreal mientras que mil pasan a su lado, llevándola a un desenlace en una silla quemándose,, con ella mordiendo una manzana para darle ese toque de dramatismo final.

A lo largo del MV, parece interpretar el tema para sí misma y va cambiando de atuendos varias veces, cada outfit más impresionante que el anterior con marcas como Harris Reed, Louis Vuitton y The Queens Haus – Vivienne Westwood.

En “Oh My God”, hay tantas cosas que suceden que incluso aparece una serpiente y un caballo, por lo que la artista contó: “Filmamos este el día que salió ‘Easy On Me’, había un millón de cosas sucediendo a la vez.

Pero la atención a los detalles por parte del equipo estuvo al borde de la risa: muchas gracias por su paciencia y por reunir todo fue muy divertido».

“Aunque justo al final había una gran pitón en el set, ¡así que patiné mi trasero fuera de allí!”, dijo desde su Instagram, catalogando este video como su “hot mess”.